Mi transición al veganismo

Varias personas me han dicho que les gustaría ser vegetarianas o veganas pero que les cuesta. Ante ese escenario, me pareció interesante compartirles que fue lo que me resultó efectivo para que mi transición hacia el veganismo fuera sustentable.

Hay quienes dejan todo de un día para el otro y si bien me parece súper meritorio, creo que no es para cualquiera. No todos tenemos la misma fuerza de voluntad, disciplina ni convicción. Y tal vez nos perdamos ante tanta exigencia.

” Lo importante no es ser veganxs, sino mantenernos veganxs”

Como en mucho de lo que emprendemos, podemos arrancar con un impulso de energía muy grande que nos hace sentir capaces de los mayores logros, pero cuando el entusiasmo baja, suele llevarse consigo la voluntad y la confianza. Es por eso que siento que ir paso a paso, generando cimientos firmes y apoyándonos en la experiencia, nos va a cargar de la fuerza que necesitamos para lograrlo.

Lo que cuento a continuación es aplicable tanto si comes “carne” y querés dejarla o si sos vegetarianx y querés ser veganx. Vas encontrar en el texto ambas palabras, si comés “carne”, ignora la palabra derivados y si sos vegetarianx, ignora la palabra “carne”.

Para dejar las cosas bien claras, cuando decimos:

  • “Carne”, nos referimos al cuerpo de cualquier animal, sea de tierra o de agua
  • Derivados, nos referimos a los huevos, leche y derivados

Cuál será tu primer primer paso dependerá de donde estés parada/o. Por ejemplo, si comés “carne”/derivados todos los días, podrías reducirlo a la mitad.  En esos días libres empezá a probar recetas nuevas, experimentá; vas a descubrir que en vez de sacar platos de tu dieta, son muchos los que vas a incorporar.

Te sugiero que intentes acercarte a personas que ya hayan transitado este camino para que puedan ayudarte a derribar todos los mitos que hay instalados en torno a este tema.  También para encontrar apoyo y compartir recetas, productos o lugares que conozcan y que puedan facilitarte el proceso. Buscá páginas o grupos en redes sociales, visitá las dietéticas y pediles que te recomienden algo. No temas probar cosas nuevas, el mundo está lleno de sabores por conocer.

En esta instancia del proceso también te puede servir dejar un animal/derivado en concreto e ir avanzando de a poco hacia los demás.

 

A medida que vas ganando confianza, que descubrís que podes cocinar y comer otras cosas y que además ¡son riquísimas! Avanza un paso más y dejá de comprar “carne”/derivados en tu casa.

Este período aprovéchalo al máximo para degustar, aprender y probar todas las recetas que descubras. Cuanto más experimentes, más fácil te resultará sostenerlo. No te castigues o abandones todo porque un día te tentaste y comiste algo. Aceptá tus tiempos y seguí hacia adelante, es mucho el peso de la costumbre y es un trabajo diario el que debemos hacer para desprogramarnos. La buena noticia es que todas/os podemos y que los hábitos se construyen. No creas que siempre te vas a tentar, eso es solo al principio. Luego la convicción plena de saber que no contribuís a la explotación animal, sustentada por una alimentación variada y rica no te harán extrañar en lo más mínimo la “carne”/derivados.

Te recomiendo en esta instancia visitar algun/a nutricionista vegana/o para que te de ideas sin descuidar tu salud. Es importante mantenernos saludables si queremos que nuestro vegetarianismo/veganismo sea sustentable y ser un buen ejemplo para los demás

Ya subiste otro escalón más, sos vegetarianx/veganx en tu casa.  ¡Vamos!

La duración de este período dependerá de cada persona y nuestro próximo logro a abordar será la vida social.

Contale a la gente que te rodea tu decisión, pediles que te apoyen y que tengan en cuenta otras opciones en las comidas. También podes llevar algo de lo que hayas experimentado para que también ellas/os descubran lo rico que se puede comer y las/os inspires. No temas expresar tus necesidades, la gente suele ser más receptiva cuando se las manifestamos.

Estas súper cerca de dejar la “carne”/derivados por completo y todo lo que viviste hasta el momento te da convicción de que vos podes hacerlo, que no era tan difícil como imaginabas y que tenés el amor suficiente para sostenerlo. ¡Gracias!

Ya venimos con el envión para levantar el pie y subir el próximo escalón, ¡Fuerza! Son muchas las manos que sostienen tu espalda, pero principalmente son ellas y ellos, los animales quienes te esperan en el siguiente paso.

¡Bienvenida/o, Sos Vegetarianx/veganx, Gracias a tu decisión, un montón de animales se librarán de ser explotados!

Posiblemente te encuentres con algunas personas que tratarán de incomodarte o asustarte respecto de tu salud; no te lo tomes personal, no es con vos, es con ellos y lo que representa tu elección. Para llevarte tranquilidad, te cuento que una dieta vegana balanceada es saludable en cualquier etapa de la vida y no lo digo yo, lo dice la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Para poder lidiar con eso, te sugiero que intentes rodearte de personas con tus mismas convicciones, sea en el día a día, como en grupos de redes sociales. Ellas/os serán una fuente de contención muy grande y sabrán como ayudarte.

Es triste decirlo, pero también encontrarás dentro de esos grupos gente que juzgara tus tiempos. Te repito, no es con vos. Siempre intenta poner tu energía en aquellxs que suman y apoyan para seguir adelante. Lo último que queremos en este proceso es que alguien nos destruya la confianza.

¡Gracias por haber llegado hasta aca! ¡Tu decisión ha salvado muchas vidas!

Comparte esta información para que mas personas sigan tu camino y juntas/os podamos liberar a todos los animales.

Para alentarte, te comparto un estudio de Igualdad Animal donde podrás conocer el número aproximado de animales que salva unx vegetarianx/veganx al año.

Si hasta el momento leíste poniendo foco en la palabra “carne” lo que resta de texto es para vos:

Ya sos vegetarianx hace un tiempo y sabes que falta un paso más para liberar a los animales de tu hábitos.

Tu tiempo como vegetariana/o dependerá nuevamente de vos. Lamentablemente la industria de los derivados es igual o más cruel que la de la “carne”.  Por eso te comparto esta información para que puedas conocer un poquito más de lo que ocurre detrás de la industria láctea y del huevo, entre otras.

Cuando te sientas con la confianza suficiente será necesario volver a comenzar este texto pero haciendo hincapié en la palabra derivados. Obviamente, esto no resta crédito a todo lo que lograste hasta ahora. Es mucho lo que avanzaste y estoy profundamente orgullosa de que hayas llegado hasta acá, ¡Felicitaciones! 

Si esta información te resultó interesante y queres profundizar, te sugiero que te anotes en el curso online gratuito «Un mes para comer más plantas» que hicimos junto a Mariana Matija.

Deseo profundamente que esta información te inspire y si es posible, que vuelvas y me cuentes si te sirvió de ayuda para liberar a los animales de tus hábitos.

¡Gracias!

0 comments on “Mi transición al veganismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.